18 C
Coyhaique

Situación de calle y salud mental: tareas pendientes en la región de Aysén

Lo más leido

Hace días se dio a conocer a través de redes sociales la historia de un joven de 21 años, que deambulaba por las calles de Coyhaique, en un estado de desorientación y con falta de vestimenta.

Conocidos los antecedentes, conversamos con el seremi de Desarrollo Social y Familia, quien aseguró que es una situación que se venía  trabajando hace meses en la capital regional y que tras diversas conversaciones con los entes pertinentes, se pudo lograr su internación  en la unidad de salud mental.

El seremi, Marcelo Jelves, explicó que “es un trabajo que se viene haciendo aproximadamente más de un mes, aquí la red de protección social tanto la que involucra al Ministerio de Desarrollo Social, al Hogar de Cristo y  el sistema de salud  ha hecho un trabajo junto con nosotros”.

“Lo que se hizo con nuestro vecino fue la internación, era un trabajo que se venía realizando, hay que recordad que cuando existen estos casos tienen que estar las voluntades de la red y especialmente de la familia. En este caso se pudo la internación de José, su medicación y ojala se pudiera llegar a un buen puerto de este caso que ha sido tan emblemático en los últimos tiempos”, manifestó el seremi de Desarrollo Social y Familia.

El servicio de salud de la región reconoce que los recursos han sido escasos en el manejo de esta enfermedad pero que, pese a esto se ha logrado articular diferentes mecanismos de apoyo.

Según el psiquiatra Julián Caipa Estay, “desgraciadamente el estrés que existe del temor de una infección, el contagio, el sufrimiento por tener aislamiento o la perdida de seres queridos;  son cosas que han afectado la salud mental, que son los factores psicosociales especialmente la perdida de trabajo, la disminución  de ingresos  y la incertidumbre de cuándo se va a termina esto, entonces en ese sentido la salud mental en general se ha visto afectada”.

“Hemos desplegado nuestros mayores esfuerzos teniendo siempre como limitantes  la salud mental como el vagón de cola de la salud en general y donde hemos contado históricamente con poco presupuesto”, señaló Caipa.

A la escasez de recursos por parte del Estado para garantizar el derecho a la salud, se suman otras complejidades propias de las personas que han vivido situaciones de  abandono y en situación de calle.

“La situación de calle es una complejidad para cualquier enfermedad, más aún teniendo presente que la enfermedad mental es de origen multifactorial porque son muchas causas que producen que una persona desarrollen la enfermedad, entre ellos esta lo psicosocial como la pobreza, la dificulta económica y la discriminación producen mayor afectación mental y en personas en situación de calle ese asunto es mucho más extremo”, agregó  Julián Caipa.

Lamentablemente no hay forma de garantizar que una persona cumpla con un tratamiento efectivo, solo se puede intervenir en ocasiones de urgencia, cuando se pone en peligro la integridad del paciente o de un tercero.

“En caso de personas de situación de calle y que están en una crisis, hay que diferenciar  de otro tipo de población porque, una persona que sea asintomática tiene el derecho de rechazar tratamientos o de decidir los medicamento o el médico  de su preferencia, pero cuando la persona está en riesgo de agredirse asimismo o de agredir a terceros y su salud mental no es la mejor hay una posibilidad desde el punto vista legal y administrativo de obligar a una internación” dijo Caipa Estay.

Hoy en día la salud mental  ha sido vista y analizada como unos de los factores  más críticos y lamentablemente en este contexto del Covid-19.

 

Últimas noticias