Retorno a clases: Fiscalizan servicios de transporte y alimentación

Llegó el denominado “Súper Lunes” que marca el retorno de los estudiantes a las aulas y la región no fue la excepción. Si bien en Puerto Aysén y Bahía Murta las condiciones climáticas evitaron el retorno a clases, en el resto del territorio no hubo inconvenientes. 

El proceso fue supervisado por la Secretaría Regional Ministerial de Educación, quienes han puesto énfasis en garantizar el servicio de alimentación. 

Audio: Isabel Garrido, seremi de Educación 

Uno de los ejercicios previos en materia de prevención en cada retorno a clases, es fiscalizar el correcto funcionamiento de los servicios de transporte escolar. 

Desde el Ministerio de Transportes llamaron a la comunidad educativa a que se informe y fiscalice que el móvil en que transporte a sus hijos cumpla con la normativa vigente, y cuente con la documentación y medidas de seguridad exigidas por Ley.

Audio: Fernando Aguiar, funcionario Seremi de Transportes

Desde la Sección Investigadora de Accidentes de Tránsito SIAT de Carabineros, detallaron cuáles son las medidas de seguridad que debe tener el bus de transporte escolar. 

Además, los propios conductores de transporte escolar valoraron la fiscalización realizada pues les permite ofrecer sus servicios con mayor seguridad.

Audio: Teniente Manuel Cáceres, jefe (S) SIAT de Carabineros y William Salas, transportista escolar

A las revisiones técnicas que se deben realizar a los vehículos, se suma la recomendación de verificar los antecedentes de quienes realizan la labor de transporte escolar, sobre todo en cuanto a las inhabilidades para prestar servicios cuando hay menores de edad involucrados.

Audio: Samuel Navarro, Seremi de Justicia y Derechos Humanos 

Finalmente, desde Carabineros llaman a padres y apoderados a tomar las precauciones para este inicio de clases 2023, y de esta manera, evitar accidentes de tránsito en las cercanías de establecimientos educacionales.

Audio: Teniente Manuel Cáceres, jefe (S) SIAT de Carabineros

Los padres y apoderados también pueden ser fiscalizadores, para ello deben conocer a los conductores de los vehículos de transporte escolar y el vehículo, e informar a las autoridades sobre la detección de irregularidades a lo largo de todo el año.